Cambio climático y olas de calor: más frecuentes, más intensas…

Estos últimos días del mes de junio gran parte de la Península y Baleares están viéndose afectadas por una ola de calor, la primera del verano de 2019. Nos ha llegado una masa de aire tropical continental que nos alcanza después de recorrer el norte de África. Esta masa de aire es muy cálida, muy seca y contiene polvo en suspensión. Todo ello, unido a la fuerte insolación propia de estas fechas en las que los días son muy largos, da lugar temperaturas muy elevadas tanto de día como de noche en gran parte de la Península y Baleares.

Las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología nos dicen que el valle del Ebro y las cuencas de los ríos Tajo, Guadiana y Guadalquivir serán las zonas donde se espera que las temperaturas sean más elevadas, pudiéndose superar los 42ºC de máxima, de forma más generalizada y persistente a lo largo del valle del Ebro. Las temperaturas nocturnas serán también significativamente altas, manteniéndose las mínimas por encima de los 20ºC en amplias zonas, e incluso podrían no bajar de los 25ºC en puntos del interior de la mitad sur y centro peninsular, valle del Ebro y área mediterránea.

[Con la colaboración de Red Eléctrica de España]

El 27 de junio, se alcanzaron valores de temperatura máxima por encima de los 40ºC en Bilbao, Zaragoza, Pamplona, Lleida y el aeropuerto de Madrid-Barajas, entre otros. Y lugares habitualmente más frescos como Burgos, Molina de Aragón o Soria superaron claramente los 35ºC batiendo los record históricos del mes de junio.

¿Por qué decimos que es una “ola de calor”? ¿En qué se diferencia de otras situaciones, que aunque se producen temperaturas elevadas, no se califican como tales? La diferencia está en la intensidad, duración y extensión del episodio de temperaturas elevadas. Por ello se utiliza la siguiente definición de ola de calor:

«Se considera ‘ola de calor’ un episodio que dure al menos tres días consecutivos, que sea extensa con un mínimo del 10% de las estaciones consideradas registrando temperaturas máximas por encima del percentil del 95% de su serie de temperaturas máximas diarias de los meses de julio y agosto del periodo 1971-2000«.

Olas de Calor en España desde 1975

Esta ola de calor es bastante peligrosa porque los valores de temperaturas máximas establecidas para los meses de julio y agosto ya se están alcanzando en el mes de junio. Además es un episodio que se prevé bastante duradero y que afectará a una población que todavía no se ha adaptado a las temperaturas propias del verano puesto que venimos de una situación bastante fresca en las primeras semanas de junio. Recordemos que por ejemplo el día 11 de junio la temperatura máxima fue de 14ºC durante el día y por la noche la mínima no subió de 0,8ºC en Burgos, y 14ºC de máxima y 3,2ºC en Pamplona.

En el estudio sobre las olas de calor en nuestro país desde 1975 que realiza la AEMET se detallan las olas de calor que hemos sufrido desde entonces tanto en Península y Baleares, como en Canarias. A la vista de los episodios allí recogidos se puede pensar “siempre ha habido olas de calor”, “casi en todos los años se producen olas de calor”…

En parte es cierto, las olas de calor es un fenómeno recurrente en verano en nuestras latitudes y ya estaba descrito en libros y manuales de climatología de mediados del siglo XX, y bien explicado por meteorólogos como Inocencio Font Tullot o Alberto Linés Escardó, entre otros muchos.

Pero lo que hay que resaltar es que las olas de calor son cada vez más frecuentes y cada vez más duraderas. A finales del siglo XX en la zona peninsular se sufrían 1 o 2 olas de calor en cada verano, sin embargo se observaron 3 olas de calor en 2012, 4 en 2016 y 5 en 2017. Algo similar ocurre en Canarias con 4 olas de calor tanto en 2012 como en 2004.

También debemos tener en cuenta que año tras año batimos los records de temperatura máxima. En esta ola de calor Zaragoza con 40,6ºC, Pamplona con 40,5ºC, Madrid-Aeropuerto con 40,3ºC o Lleida con 41,9ºC ya han superado sus efemérides para el 27 de junio.

En el 5º Informe del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) se detalla cómo en la década 1999-2008 el cambio climático cuadruplicó el riesgo de eventos de calor extremo en verano en Europa, afectando seriamente a las salud humana, tanto en mortalidad como morbilidad. En países cálidos como España durante el verano gran parte de la fuerza de trabajo, sobre todo en agricultura y construcción, se ve afectada por el calor reduciendo la capacidad de trabajo y poniendo en riesgo la salud por exposición a condiciones extremas.

En general en Europa se ha observado un calentamiento general que afecta a todas las estaciones del año, con cada vez menos episodios fríos en invierno y mayor frecuencia de episodios de calor extremo. En el sur de Europa, esto lleva asociado un aumento de la superficie afectada por incendios forestales.

En el Informe de Síntesis del IPCC, se establece que el cambio climático amplificará los riesgos existentes y creará nuevos riesgos para los sistemas naturales y humanos. Las olas de calor constituyen un ejemplo de esta aseveración, ya que son un riesgo existente que se amplificara en el futuro; en realidad ya se está amplificando y ya estamos sufriendo las consecuencias.

Los científicos ya están realizando estudios para cuantificar el papel de la actividad humana en el aumento de la frecuencia e intensidad de las olas de calor y la mortalidad que producen por medio de estudios de atribución. Un equipo de científicos del Reino Unido en un artículo publicado en la revista científica “Environmental Research Letters”, ya ha calculado que en la ola de calor del verano de 2003 que afectó a gran parte de Europa, el cambio climático debido a las actividades antropogénicas produjo un aumento del 70% del riesgo de muerte por altas temperaturas en la ciudad de París y un 20% en Londres.

Autoría

1 Comentario

  1. Joan
    Joan 07-01-2019

    Buen artículo Yolanda, conciso y huyendo de sensacionalismos. Como aporte añadiría que aparte de presentar episodios de mayor intensidad y duración, el que ocurran fuera de los periodos estivales también está afectando al medio rural. Aquí lo explican bastante bien. https://naranjaseco.com/cambio-climatico-pie-campo/

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.