¿Avanza España hacia la ingobernabilidad?

Los resultados de la encuesta de GESOP para El Periódico siguen apuntando a un escenario muy abierto. En una síntesis telegráfica, se confirman algunas tendencias de los últimos meses pero también hay elementos novedosos.

En primer lugar se mantiene y hasta  se acrecienta el retroceso de los dos partidos principales, PP y PSOE.  El PP volvería a ganar las elecciones aunque a mucha distancia de la mayoría absoluta e incluso muy lejos de la posibilidad de poder gobernar en minoría, o al menos de hacerlo con cierta tranquilidad. Y el PSOE, por su parte,  no consigue despegar ni invertir su tendencia a la baja e incluso pierde su condición de segunda fuerza. No parece que su victoria en las elecciones andaluzas haya servido para invertir la tendencia en el conjunto de España.

Pero PP y PSOE no son los únicos de los viejos partidos que retroceden. Lo mismo le pasa a UI y, en menor medida, a CiU. En este último caso la clave explicativa no es tanto la vieja-nueva política sino el proceso soberanista en Cataluña y la luchas por la hegemonía con ERC, quien mejora sustancialmente. 

En segundo lugar, los nuevos partidos, con excepción de UpyD, mantienen buenas expectativas. Algo desinfladas para Podemos respecto al anterior barómetro del mes de diciembre y en consonancia  con los resultados de las elecciones andaluzas. Con todo, conserva la expectativa se ser segunda fuerza, aunque en esta ocasión a muy escasa distancia del PSOE, con quien prácticamente empata.

Pero el gran cambio en este barómetro es espectacular crecimiento de Ciudadanos, tal y como ya avanzaron las andaluzas. Su ascenso se nutre del PP pero también del PSOE y sirve para frenar a  Podemos.

Todo ello pronosticaría, a día de hoy, un parlamento inédito en la democracia, muy fragmentado, con cuatro partidos de fuertes y con escasa distancia entre ellos. En consecuencia, ningún gobierno minoritario parece viable esta vez, como siempre había ocurrido hasta ahora en situaciones de ausencia de mayorías absolutas. En cuanto a las opciones de coalición, son diversas, pero todas ellas difícilmente estabilidad. De entrada, solo hay un posible gobierno de dos partidos únicos: PP y PSOE. Al margen de la gran coalición, cualquier pacto pasaría como mínimo por tres partidos no conectados ideológicamente entre ellos. Otras opciones aún menos verosímiles parecen gobiernos de coalición en minoría (con dos partidos en el gobierno y otro dando apoyo desde fuera). 

Con las elecciones locales y autonómicas de por medio, todas las encuestas en estos momentos para las generales parecen más reflejos de estados de ánimo transitorios que pronósticos fiables. Aún queda tiempo –y muchas cosas por suceder- hasta las elecciones generales, pero cuanto más nos acercamos  más parece que la situación la próxima legislatura va a ser bastante ingobernable.   

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.