Bolivia: una crisis anunciada

¿Qué es está pasando en Bolivia? La salida de Evo Morales ha sido inesperada, pero el conflicto y la crisis se venían fraguando desde hace años. He aquí unas impresiones sobre lo ocurrido.

El contexto

Morales fue elegido por primera vez en 2005. Desde entonces, ha habido, sin lugar a dudas, un abuso de poder por su parte; sobre todo en los últimos años, cuando le ha sido cada vez más difícil justificar su continuidad en el poder. El ejemplo más claro fue su decisión de no respetar el resultado del referéndum de 2016, cuando los bolivianos dijeron no a la posibilidad de que fuera candidato por cuarta vez.

Su decisión de ignorar los resultados del referéndum reflejó un punto de inflexión para el presidente, para el sistema político y para el país. De hecho, durante años Morales había logrado impulsar cambios necesarios en el país. Es importante mencionarlos porque ayudan a explicar la persistente popularidad del líder a pesar de sus abusos. Hubo, por ejemplo, avances muy claros en cuanto a políticas sociales y de desarrollo. Durante su mandato. la tasa de la pobreza se redujo. La representación de las poblaciones marginadas (por ejemplo, los indígenas, los pobres, las mujeres) aumentó de forma importante.

[Recibe diariamente los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

Desde que Morales asumió la Presidencia, se ha observado un avance destacable en cuanto a las dimensiones de participación e inclusión, aunque acompañado de una regresión también relevante en la separación de poderes y los checks and balances, dimensiones determinantes para un régimen democrático.

¿Qué es lo que pasa ahora?

Las elecciones generales tuvieron lugar el 20 de octubre. Sabemos ahora que la elección fue irregular (así lo señala la auditoría de la Organización de Estados Americanos OEA). Pero los bolivianos ya habían salido a las calles mucho antes de recibir esa noticia. ¿Por qué? Durante la jornada electoral, el recuento se estaba publicando en tiempo real hasta que, de repente, la emisión paró. En ese momento, los resultados eran muy ajustados entre Evo Morales y su principal opositor, Carlos Mesa. Parecía garantizada una segunda vuelta entre ambos. La oposición estaba convencida de haber logrado, por primera vez en 14 años, romper con la hegemonía masista.

Veinticuatro horas después, cuando el live stream se reactivó, la brecha entre Morales y Mesa se había ensanchado a favor del primero hasta tal punto que le otorgaba la victoria en primera vuelta, sin necesidad de balotaje. Esto prendió la protesta en varias ciudades del país.

Una salida institucional que ya no será

Buscando una manera de tranquilizar las calles, Morales accedió a que la OEA auditara la jornada electoral y a que los resultados fueran vinculantes. La auditoría encontró y analizó una serie de irregularidades, unas más problemáticas que otras. Poco después de hacerse público el informe, Morales anunció unas nuevas elecciones. Pero tanto la auditoría como la convocatoria llegaban demasiado tarde. La gente, ya movilizada en la calle, había juzgado ya al presidente y decidido sacarlo de otra forma. Ya no era posible una salida institucional.

En el momento de escribir estas líneas aún no se conoce quién será el próximo presidente. Morales está escondido en El Chapare, región de cultivo de la hoja de coca que ha sido un bastión tradicional de su partido. Mesa ha pedido calma (al parecer sin ningún efecto) porque los bolivianos siguen en la calle. Predomina un caos generalizado con episodios de violencia muy preocupantes: saqueos, tiras de dinamita, edificios quemados, enfrentamientos entre grupos.

¿Qué puede pasar?

No es aún posible decir con certidumbre cómo va a salir Bolivia de esta nueva crisis política. Eso sí, hay tendencias muy preocupantes, eso sí. Veamos dos de ellas.

1.- ¿Hubo golpe de Estado? Este debate surge porque las Fuerzas Armadas, que se habían mantenido en silencio durante semanas de protestas, se sumaron a la exigencia de que Morales renunciara este domingo pasado. Poco después, el presidente ha hecho pública su renuncia, explicándola como el resultado de las muy fuertes presiones recibidas. La secuencia de los acontecimientos (y el momento escogido por las Fuerzas Armadas para pronunciarse) han hecho pensar a muchos que ambos eventos estaban conectados.

Otros opinan que el anuncio de los militares fue uno de tantos, y que la verdadera presión que acabó forzándole a renunciar provino de las calles. Es una tesis verosímil, ya que existen antecedentes, algunos bastante cercanos en el tiempo como el más reciente del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada. Sea como fuere, el hipotético rol desempeñado por las Fuerzas Armadas quedará marcado en la historia, al ser más potente que cualquier otra alternativa.

2.- Una vez descartado el partido de Morales, ¿quién sería un(a) candidato(a) factible dentro de la oposición? Quizás lo más preocupante es el hecho de que ésta no ha sido capaz de producir ninguno o ninguna que represente una alternativa novedosa a Morales. Por un lado, Bolivia ha experimentado bajo su liderazgo un crecimiento económico y un desarrollo social impresionantes. Con los años, sin embargo, la oposición ha tenido tiempo para haber cultivado un líder alternativo, con ideas innovadoras, una cara que no correspondiera a los políticos tradicionales. Mesa ya fue presidente, y los que se presentaron a las elecciones previas también venían del pasado. El hecho de que la oposición no haya sido capaz de coordinarse y proponer una candidatura nueva ha dejado un vacío de poder que otros líderes más radicales están intentando llenar.

A estas alturas, es difícil pensar en una salida que no haga más precaria una situación ya frágil. Todo es incertidumbre. Sólo parece claro que la Bolivia de hoy no será la de ayer.

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.