Cómo entender a los votantes de Vox mediante la etnografía

¿Entendemos realmente las causas de las últimas transformaciones políticas? Tras las crisis económica y representativa, el éxito de nuevos partidos supuso una ruptura en la forma de analizar la política en España. Los politólogos, hasta entonces desconocidos, comenzaron a aparecer en los principales medios de comunicación con un análisis académico más parecido al de otros países occidentales. El debate español se hizo más riguroso y se multiplicaron los análisis basados en encuestas de opinión pública, lo que permitió entender mejor algunos aspectos del panorama político. Es indudable que esto ha supuesto un avance en el debate nacional, que se ha hecho más rico y diverso.

Sin embargo, los análisis mayoritarios no han capturado algunos fenómenos de la vida política de España; en particular, el auge de la extrema derecha. En este texto, defendemos que la etnografía puede hacernos entender muchos de los aspectos inexplorados del debate público. Siguiendo investigaciones llevadas a cabo en Estados Unidos sobre votantes de derecha, defendemos que los métodos etnográficos pueden ser propicios para entender a los que depositaron su papeleta a favor de Vox.

Una metodología etnográfica

La etnografía busca entender las comunidades humanas a partir de su lógica interna y según sus propias creencias. A diferencia de las Ciencias Naturales, las Sociales requieren un entendimiento del mundo interior de sus sujetos de estudio para interpretar los datos y las macro-estructuras sociales. La etnografía es el método para obtener esta información.

Evans-Pritchard, uno de los padres de la etnografía moderna, estudió la magia y la brujería en África Central. Después de vivir unos meses en una sociedad extraña, logró pensar como sus sujetos de estudio y traducir estos valores e ideas a un público más amplio. Evans-Pritchard logró hacer esta traducción porque, tal y como recomendaría que hiciera todo etnógrafo, “suspendió su incredulidad”, ya que no se puede sacar ningún tipo de inferencia si el investigador da la impresión de considerar las creencias del otro como absurdas o inexistentes.

[Recibe diariamente los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

Si una encuesta reduce la realidad a un número predeterminado de respuestas posibles, la etnografía refleja una realidad que siempre es más compleja de lo que se creía, porque considera que un conjunto de hechos sociales son datos a partir de los cuales hacer inferencias: el etnógrafo apunta detalladamente lo que le cuentan sus informantes en entrevistas formales, pero le resultan igual o más importantes las charlas que suceden detrás de bambalinas, las reacciones intuitivas y espontáneas de los sujetos que estudia, los detalles de su vida diaria, los rituales, las costumbres y los silencios. La etnografía es el estudio sistemático de las prácticas y la cultura de una comunidad humana y, mientras que la encuesta considera como datos la respuesta específica que un encuestado emite, todo lo humano puede ser un dato para el etnógrafo.

¿Cómo entender a los votantes de Trump?

En 2011, antes de que nadie previera el éxito de Donald Trump, el Estado de Wisconsin, considerado progresista, eligió a Scott Walker, un gobernador populista de derecha que usaba un lenguaje vulgar y tenía una agenda neoliberal. La gente más pobre, concentrada en las áreas rurales, le dio la victoria a este gobernador que tanto recuerda a Trump.

Para entender la política de Wisconsin, la politóloga Katherine Cramer se había centrado hasta entonces en las encuestas de opinión. Sin embargo, para su estudio sobre el auge de Walker, utilizó la etnografía porque consideró que con los otros instrumentos no se podía entender la complejidad del fenómeno.

Asegurándose de escoger sitios a lo largo y ancho del Estado, buscando aumentar la representatividad, Cramer localizó 27 grupos de vecinos a quienes visitó durante cinco años, grabando sus conversaciones y estudiando cómo veían la política. A partir de sus investigaciones, Cramer propuso que una variable fundamental que estructura la manera de pensar de los wisconsonitas sobre política es la conciencia rural: esta gente se siente ‘abandonada’ ya que, a pesar de creer que merecen tener influencia en el devenir de su país, opinan que la gente de las ciudades, donde se agrupan políticos, académicos, empleados públicos y medios de comunicación, acaparan todos los recursos y el poder.

El análisis de Cramer es extenso y contiene numerosas referencias acerca de cómo los wisconsonitas veían a los funcionarios públicos, a la Universidad de Madison, a sus compatriotas de las ciudades y a políticos como Walker, del que no esperaban que solucionara sus problemas, pero al menos lo sentían como alguien más cercano que las otras élites políticas.

Aunque el triunfo de Trump ha hecho que la teoría de Cramer parezca algo obvio, no lo era en 2016, cuando se publicó su estudio. La conciencia rural, de hecho, se ha convertido en un referente en el análisis del triunfo del populismo conservador en Estados Unidos.

Por su parte, Arlie Hochschild llevó a cabo un estudio etnográfico de una comunidad rural, y de mayoría blanca, del estado sureño de Luisiana, que fue publicado el mismo año. Quería responder a la siguiente pregunta: ¿por qué se había opuesto una comunidad que sufría las consecuencias de la contaminación a que el Estado pusiera limitaciones a la polución del agua? El estudio arrojó luz sobre la manera en que el electorado de derechas, en gran parte blanco y empobrecido, sentía que las minorías raciales y sexuales les habían arrebatado todas las oportunidades de progresar socialmente. La asociación del Gobierno de Barack Obama con el Estado, al que culpaban de sus males, hacía que parte de la población se opusiera a cualquier medida de mayor control estatal, aunque fuera el del agua. Tal como lo hizo Cramer, Hochschild se adelantó a la llegada de Trump, descubriendo los contornos de las creencias de una parte de la ciudadanía estadounidense.

Etnografía y España

Como dice Patricia García Espín, “en la Ciencia Política española, la etnografía es una aproximación metodológica escasamente usada o caída en desgracia”. Aunque hay estudios que se basan en investigación acción-participativa (LAP) o en evolución participativa de políticas públicas, no se han hecho demasiado trabajos sistemáticos. Como señala García Espín, en los manuales de investigación suele haber un capítulo dedicado a esta materia, pero no es común estudiarla en las facultades de Ciencias Políticas. Por su parte, en los medios de comunicación la mayoría de las aproximaciones etnográficas que se hacen tienen fallas metodológicas y carecen de sistematicidad, lo cual representa una oportunidad perdida.

Esta situación es problemática, ya que hay fenómenos que se pueden entender mejor mediante etnografías y, más aún, el cúmulo de conocimiento político y social se logra cuando existe una variedad de metodologías que analizan los mismos fenómenos. Por ejemplo, hay numerosas cuestiones sobre el auge y los votantes de Vox que no sabemos muy bien cómo responder. ¿Por qué ha surgido este partido? Algunos analistas consideran que se debe a la situación catalana, que habría sido el único factor cuya percepción habría cambiado lo suficiente como para provocar un cambio en el sistema de partidos. Desde distintas aproximaciones metodológicas se puede intentar probar que esta hipótesis es verdadera.

Uno de los factores clave sería saber cómo vivieron los habitantes de los pueblos andaluces, extremeños o manchegos las jornadas del referéndum. Para hacerlo, la forma que parece más obvia es ir a hablar con ellos directamente, pasar tiempo con ellos y analizar antes, durante y después cómo fueron cambiando las cosas. ¿Cómo perciben el problema catalán y a los catalanes? ¿Cambió algo sustancialmente durante esos días? ¿Qué tipo de asociaciones con otros asuntos de su entorno utilizan cuando hablan de Cataluña? ¿Reactivó el intento de independencia catalana el nacionalismo español o es una coincidencia temporal? ¿Se vio esto en sus conversaciones diarias?

Cuando apareció una serie de cazadores mostrando su apoyo a Vox con cadáveres de conejos, hubo un debate desde el momento en que Pablo Echenique, de Unidas Podemos, consideró que era un acto cruel. ¿Qué pensarán los votantes de Vox de cómo los ven los dirigentes progresistas que viven en ciudades?

¿Y qué decir de la inmigración? En general, se ha establecido una vinculación entre los sitios con más inmigración y el auge de Vox, señalándose El Ejido (Almería) como el ejemplo paradigmático de ambos sucesos. Sin embargo, tenemos el problema de que este dato no nos dice demasiado acerca del mecanismo, las creencias, el discurso y el razonamiento por el que estas personas votan más a Vox. Quizás es porque consideran que les quitan los puestos de trabajo, pero también puede ser por motivos culturales o simplemente racistas.

Aunque los estudios estadísticos pueden ayudarnos a resolver parte de estas incógnitas, una etnografía sistemática de los habitantes de El Ejido podría hacernos entender mejor qué está pasando. ¿Será acaso la relación que tienen los candidatos locales con los vecinos lo que explica el auge de Vox? ¿O más bien el tipo de trabajo que se realiza mayoritariamente en cada pueblo? ¿Será un factor determinante el tipo de vínculo que se ha creado entre las comunidades de inmigrantes y no inmigrantes, si comparten o no los mismos trabajos, si tienen relaciones cercanas?

La cuestión, en definitiva, es que para entender la cosmovisión del votante de Vox, así como muchos otros temas fundamentales en la política española, la etnografía puede ser de gran utilidad. Por eso, debe salir del ostracismo y comenzar a reivindicarse como una alternativa válida tanto en los medios de comunicación españoles como en la Academia. Para ello, debe evitarse tanto hacer etnografía mediante juicios morales predeterminados como creer que las preguntas que se hacen en las encuestas nos dan toda la información que necesitamos. En numerosas ocasiones, como parece suceder con los votantes de Vox, debemos saber primero qué tenemos que preguntar. La etnografía puede ayudarnos a resolver este enigma.

Autoría

Deja un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.