De qué debiera ir la campaña de las europeas y seguramente no irá

Llevamos unos días de campaña electoral y, para sorpresa de muchos y muchas (según el último Eurobarómetro, apenas el 28% de los españoles/as lo sabe) el próximo 26 de mayo no sólo votaremos en las municipales y autonómicas, sino que estamos también convocados a elegir el próximo Parlamento Europeo. Con la multiplicidad de elecciones en un mismo día se confía que aumente la participación (en 2014 fue del 43,81%), pero este hecho dificulta aún más que durante la campaña europea se hable de eso, de Europa, de sus retos, sobre cómo la pensamos en el futuro o cuáles deben ser sus prioridades de acción.

Durante la campaña electoral europea del 26M, publicaremos en colaboración con Instrategies think&do una selección de artículos sobre los principales retos a los que se enfrenta el nuevo Parlamento Europeo

En los próximos cinco años, vamos a enfrentarnos, según las proyecciones que ha hecho el propio Parlamento Europeo a una Cámara mucho más fragmentada, con un aumento considerable de fuerzas euroescépticas y de extrema derecha, que deberá lidiar con la salida de uno de sus estados y con un mundo donde los equilibrios están cambiando.

Ante esta situación, los votantes tenemos el derecho a saber qué piensan hacer nuestros eurodiputados y eurodiputadas una vez elegidos, y por eso la campaña electoral debiera abordar temas (hay por supuesto muchos más) que son indispensables. Aquí intento señalar algunos:

  • El desarrollo del Pilar Europeo de Derechos Sociales

Tras años de una crisis económica que ha azotado el continente europeo, los índices de justicia social cayeron fuertemente en la Unión Europea y, a pesar de haberse recuperado en los últimos dos años, la prosperidad material y el crecimiento económico han demostrado no ser suficientes para garantizarla. En este contexto, en abril de 2017 la Comisión Europea presentó el Pilar Europeo de Derechos Sociales (que sería adoptado por los jefes de Gobierno y Estado en la Cumbre de Gotemburgo, en noviembre) con el objetivo de ir igualando las condiciones sociales en los diferentes estados miembros, protegiendo a los ciudadanos y ciudadanas europeos contra la pobreza y la marginación social y haciendo de la europea una sociedad más preparada ante los retos futuros.

[Recibe diariamente los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

Para lograr este objetivo, el Pilar Social Europeo se basa en 20 principios divididos en tres categorías: igualdad de oportunidades y acceso al mercado laboral; condiciones de trabajo justas y protección e inclusión social. Sin embargo, este pilar puede quedar como un brindis al sol y será su desarrollo el que demuestre su utilidad. Así, los candidatos a las europeas deberían decirnos qué iniciativas pretenden promover y apoyar, al estar sobre la mesa propuestas tan importantes como el subsidio de desempleo europeo, la renta mínima de inserción y la transferencia entre estados de derechos laborales adquiridos entre otros.

  • La salida del Reino Unido de la Unión Europea

Es la primera vez que un Estado puede salir de la Unión Europea y los retos y oportunidades que eso conlleva son enormes. Es necesario renegociar la relación con el Reino unido, la protección de los ciudadanos y ciudadanas europeos en su territorio o de los británicos en los países de la UE. Además, se debe aprovechar para tratar aquellos asuntos a los que el Reino Unido ha puesto freno con su presencia en el Consejo Europeo, como los relacionados con los servicios financieros.

  • El nuevo Marco Financiero Plurianual (MFP)

En mayo de 2018, la Comisión Europea adoptó su propuesta del paquete del MFP, el Presupuesto europeo para el período 2021-2027. La propuesta incluía las relativas tanto a gastos (reglamento sobre el MFP) como a ingresos (decisión sobre recursos propios). Posteriormente, se presentarían las propuestas sectoriales referentes a 37 programas de financiación de la UE. Así, el MFP distribuye los 1,135 billones de euros en compromisos (en precios de 2018), lo que equivale al 1,11 % de la Renta Nacional Bruta (RNB) de la UE-27. A pesar de que la negociación ya lleva meses en marcha y que la Comisión y el Consejo pretenden cerrarlo este otoño, los parlamentarios todavía tienen margen de acción sobre las partidas.

  • Lucha contra el cambio climático

La protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático son cada ve más importantes entre aquellos que tienen la intención de votar en las elecciones europea y son, además, una de las principales preocupaciones de los jóvenes europeos, movilizados cada vez más como consecuencia también de los ‘Fridays for future’. La lucha contra el cambio climático guarda una estrecha relación con las políticas energéticas y comerciales, o con las prioridades presupuestarias que vayan a marcar la UE en los próximos cinco años. Además, el previsible crecimiento del Grupo Verde en el Parlamento (y de la caída de escaños de los dos grandes grupos) tendrá también un impacto en la formación de nuevas mayorías, y puede reforzar el componente green de la legislación que hay que aprobar.

  • La igualdad de género

La lucha contra las desigualdades, y especialmente la de género, debe convertirse en un elemento transversal de todas las iniciativas europeas. En el nuevo periodo legislativo se debe profundizar en la lucha contra la brecha salarial y en la introducción de la perspectiva de género en las relaciones exteriores. Además, se debe aprovechar también para dar pasos simbólicos: la paridad debe llegar al seno de las instituciones europeas. La próxima debe ser una Comisión Europea paritaria y las mujeres deben llegar a lo más alto en alguna de las tres instituciones principales: Consejo, Comisión o Parlamento.

  • La gestión de las migraciones

La mal denominada crisis de refugiados y migrantes a partir del 2015 puso sobre la mesa muchas de las deficiencias de la Unión Europea, que fue incapaz de alcanzar una posición consensuada y solidaria que gestionara las llegadas de forma respetuosa con la legislación internacional. Los errores y demoras no se pueden repetir y el Parlamento Europeo, que en este ámbito ha sido más valiente que otras instituciones, debe abanderar las reformas necesarias que aborden las migraciones como una realidad normal que requiere de acuerdos entre todos los países de la UE de forma eficiente.

Éstos y muchos otros temas merecen atención por parte de los candidatos que quieran contar con nuestro voto. Nos jugamos que la UE siga siendo un espacio de garantía de derechos y libertades único en el mundo y los primeros días de campaña no auguran que vayamos a tener respuestas a nuestras dudas.

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.