Debatiendo Europa: ¿cómo son los académicos que participan en los medios de comunicación?

Las elecciones europeas cada vez están más cerca, y los periódicos y blogs de actualidad comienzan a llenar sus páginas de análisis y tribunas con los que explicar lo que está por venir. En esta labor, cada vez es más frecuente contar con la colaboración de académicos de diferentes ramas, aunque esto no es del todo nuevo. La figura del intelectual que participa en los debates públicos ha estado especialmente presente desde principios del siglo pasado, con exponentes tales como Émile Zola y su famoso J’accuse…!. Sin embargo, la tendencia parece señalar hacia la sustitución de este tipo de personalidades por expertos en cuestiones más específicas y más técnicas, que suelen reaccionar ante los sucesos más que fijar la agenda pública.

Un grupo de investigadores de la European Sociological Association (ESA) se han propuesto explorar esta figura dentro de Europa, y han elaborado un informe descriptivo sobre el perfil de los académicos que participaron en los medios de comunicación con motivo de las elecciones de 2014 al Parlamento Europeo. Uno de los puntos clave de la investigación, y también de la política europea en general, es la dificultad de dirigirse a un público europeo único y uniforme. Los autores señalan que los debates electorales, por ejemplo, suelen producirse en una única lengua, y es realmente difícil que trasciendan las fronteras nacionales. No hay un gran debate europeo sobre Europa sino muchos debates nacionales que, sumados, conforman la Unión. Y estos obstáculos se trasladan a los análisis de los principales diarios.

[Recibe diariamente los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

El informe ha sido elaborado a partir del estudio de 262 artículos de 195 académicos de las ciencias sociales y las humanidades publicados entre el 30 de abril y el 1 de junio de 2014: cuatro semanas antes de las elecciones y una semana después. El total de países observados ha sido nueve: República Checa, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Holanda, Rumanía y Gran Bretaña. Y se han seleccionado un total de 21 periódicos, todos ellos con versión en papel. El objetivo es estudiar las características individuales de los académicos y sus mensajes, pero no cómo se reciben o qué impacto tienen. Se trata, en definitiva, de responder a tres preguntas: ¿quiénes son (bagaje profesional, género, edad, capital académica, estatus social)?, ¿hay diferencias nacionales en los patrones de participación?, y ¿qué dimensiones relacionadas con el contenido intervienen?

Aquí se resumen algunos de los resultados extraídos de la investigación:

  • Los periódicos que más destacan por la cantidad de colaboraciones de académicos son los franceses Le Monde y Libértation y el checo Právo.
  • Hay un predominio claro de los politólogos en todos los periódicos (más de un tercio de las contribuciones totales), en coherencia con el tema objeto de análisis. Sin embargo, el tema es abordado desde perspectivas muy variadas, por lo que, a excepción de la ciencia política, no parece que haya disciplinas más propensas que otras a estar presentes.
  • La mayoría de los autores son hombres. En los periódicos analizados de Reino Unido, Alemania y Grecia no hay ninguna mujer, en contraste con Rumanía, que se sitúa en primer lugar en presencia femenina (más de un tercio de sus artículos están escritos por mujeres). En el segundo puesto estaría Dinamarca, pero la presencia masculina sigue siendo de hasta el 85%.
  • Dentro de las disciplinas, la ciencia política es la que cuenta con mayor representación femenina. La media de edad de los politólogos es de 52 años, y las publicaciones están muy arraigadas al suelo nacional: solo el 7.5% corresponde a medios extranjeros. Los sociólogos, por su parte, son más mayores que la media, como los filósofos, que encabezan el ranking, y la transnacionalidad de sus artículos se sitúa por debajo de la media. Además, la sociología es una disciplina muy masculinizada. Entre los juristas no hay ninguna mujer y la filosofía es la segunda rama con más mujeres, solo por detrás de la ciencia política.
  • Los economistas son los más propensos a cruzar fronteras (un tercio de sus artículos aparecen en medios extranjeros).
  • En cuanto al grado de europeización de los mensajes, se pueden distinguir tres tipos de contenido: 1) los temas domésticos, especialmente tratados por sociólogos y politólogos; 2) las relaciones internacionales o transnacionales, cuestiones poco cubiertas y con una presencia mayoritaria de historiadores; y 3) los temas europeos, donde sobresalen los economistas. Estos últimos tienden a tratar problemas económicos concretos comunes a muchos países miembro de la UE, mientras que los filósofos y los sociólogos tienden a desarrollar perspectivas más abstractas sobre las sociedades europeas.

En definitiva, los investigadores llegan a la conclusión de que hay mucha heterogeneidad, pero mayoritariamente se trata de hombres mayores, que difieren en reputación, en la disciplina en la que se adscriben y en los temas sobre los que ponen el énfasis. Además, concluyen que los académicos que participan en el debate público no son representativos del mundo académico en general y que, como decíamos al inicio, se pueden distinguir dos modelos o perfiles diferenciados: el de los «intelectuales universales» tradicionales y el de los «intelectuales expertos» en cuestiones específicas.

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.