Katowice: el espíritu de París sigue vivo

La cumbre del clima celebrada en Katowice (Polonia) nos ha dejado un buen sabor de boca, aunque con algunos aspectos negativos. Dulce porque, a pesar de las diferencias entre países, se consiguió aprobar un marco común para poner en marcha el Acuerdo de París; pero con un toque amargo por la división entre bloques, la falta de ambición política contra el cambio climático por parte de ciertos países y los acuerdos in extremis. Como bien señalara Michał Kurtyka en la inauguración de esta cumbre, “sin éxito en Katowice no habrá éxito en el Acuerdo de París”. No sabemos si está asegurado, pero tras Katowice seguimos avanzando en el camino de la lucha contra el cambio climático, aunque quizá menos de lo que nos gustaría y de lo que nuestro planeta necesita.

El histórico Acuerdo de París sentó los objetivos para luchar contra el cambio climático. Ahora, tres años después, se trataba de establecer un marco común para medir y hacer un seguimiento de las aportaciones de los distintos países para que de los hechos pasemos a la acción. Pese a que algunas diferencias no han podido ser superadas y no ha sido posible avanzar en aspectos importantes, como los mecanismos del mercado de carbono, se ha logrado aprobar el libro de reglas para hacer posible la puesta en marcha y la aplicación del Acuerdo de París. Son especialmente relevantes las de transparencia, que permitirán el seguimiento de los progresos en materia de emisiones, medidas de mitigación y adaptación y financiación.

El acuerdo alcanzado es trascendente, además de por su relevancia técnica, porque ha puesto de manifiesto que, pese a las difíciles circunstancias geopolíticas actuales y a la posición de algunos líderes políticos que presumen de su voluntad de ruptura, se impone seguir trabajando de manera cooperativa y que el multilateralismo es la única manera de avanzar en la solución de problemas globales. Como señalara la ministra Ribera, “la conferencia ha sido importantísima. Todos los países que lo han ratificado nos hemos puesto de acuerdo para que París esté plenamente operativo”.

[Recibe diariamente los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

Por el contrario, este multilateralismo no se ha impuesto a la hora de trabajar por una mayor ambición en la acción climática ya que, aunque se reconoce el papel del Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) como organismo de referencia para proporcionar base científica a los países, no se ha conseguido integrar en la declaración final la necesidad de aumentar los esfuerzos para limitar el incremento de la temperatura en 1,5 º. Éste es el motivo por el que muchas voces han calificado como decepcionante el resultado de la cumbre.

Sin embargo, y además del consenso alcanzado en el documento técnico, se pueden destacar muchos aspectos positivos como resultado de esta COP.

En el espíritu del Diálogo de Talanoa, que incluyó las aportaciones de todos los actores a lo largo de 2018, se presenta la Llamada a la acción Talanoa, una declaración fundamental que hace una llamada a la acción urgente y a la movilización rápida de todos los actores de la sociedad (gobiernos, organismos internacionales, sociedad civil, y los jóvenes) para que multipliquen sus esfuerzos con vistas a alcanzar los objetivos del Acuerdo de París.

La movilización e implicación de los distintos actores da razones para la esperanza. Se han alcanzado muchos compromisos y declaraciones que se han hecho públicos en esta COP, algunos de ellos muy relevantes.

Son dignos de destacar los anuncios, por parte de algunos países y del Banco Mundial, relacionados con la movilización de financiación para la acción climática y la publicación de algunas declaraciones a las que se ha sumado España, como la Declaración de Electromovilidad, la Declaración de los Bosques para el clima y la Declaración por una mayor ambición climática. Estas declaraciones son, sin duda, el principio de un trabajo importante que se verá en las próximas cumbres.

No se puede dejar de mencionar, en una cumbre marcada por el peso del carbón en la economía del país anfitrión y la crisis de los chalecos amarillos en Francia, la Declaración de Silesia por una Transición Justa y Solidaria, sin duda uno de los aspectos por los que recordaremos esta COP 24. La comunidad internacional es cada vez más consciente de la necesidad de que la transición sea justa en términos sociales. Si no se da respuesta a las nuevas realidades derivadas de la lucha contra el cambio climático en términos de empleo y bienestar social, el temor de los gobiernos a la falta de aceptación social nos llevará a retroceder en este importante camino que no debe admitir marcha atrás, por lo que es imprescindible abordar la transición de forma integral y garantizar el crecimiento económico, el empleo de calidad y el desarrollo sostenible.

La llamada a la acción de Talanoa incluye una mención específica a la comunidad empresarial, para que lidere el cambio, animándonos a establecer objetivos basados en la ciencia y en la tecnología y planes de transición, a proveer liderazgo en nuestros sectores y cadenas de suministro, a cultivar la innovación y la creatividad y a invertir para avanzar en los objetivos climáticos.

No podemos negar que ya no hay marcha atrás y que no hay tiempo que perder si queremos salvar el planeta antes de que sea demasiado tarde. El compromiso debe ser total, sin excepción, y para ello es fundamental la responsabilidad y el trabajo de todos, teniendo en cuenta seriamente las pautas de la comunidad científica para poder seguir con eficiencia la hoja de ruta, no como una recomendación sino como una exigencia. Ante un problema global que nos afecta a todos, tenemos la responsabilidad de actuar y las empresas no podemos ser una excepción.

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.