Otra mirada a las supuestas cuentas ocultas del PP

Las revelaciones de El País y El Mundo sobre la presunta financiación irregular y sobresueldos opacos del Partido Popular han dejado a la sociedad boquiabierta. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, niegan la veracidad de parte de estas informaciones. Es de esperar que la duda que ahora se cierne sobre el PP se esclarezca próximamente. Mientras tanto, podemos detenernos a evaluar la evolución temporal de la presunta financiación irregular del Partido Popular. Para ello, podemos sistematizar las cuentas publicadas el día 3 de febrero por el diario El País en su pagina web, conocidas popularmente como ‘los papeles de Bárcenas’.

La serie histórica de donaciones y pagos comienza en 1990 y se prolonga hasta 2008. No figuran tres de esos años: 1994-1996. La unidad contable anterior a 1997 tampoco se especifica. Por todo ello, los datos son comparables sólo a partir de 1997. En particular, la unidad contable varía a lo largo del periodo comprendido entre 1997 y 2008. Comienza siendo en pesetas y sólo a partir del año 2002 pasa a realizarse en euros. Para poder comparar la serie histórica debemos transformar todas las unidades a euros y, a continuación, ajustar los datos por la inflación (IPC, datos mensuales del INE con base 2005). El resultado de estas dos transformaciones puede verse en la figura adjunta. En ella podemos observar la evolución del saldo (la diferencia entre el debe y el haber) de las presuntas cuentas opacas para los años 1997-2008. Específicamente, la serie representada corresponde a los valores de la última columna expuesta en la página web de El País y titulada saldo.

La evolución temporal del saldo neto de la supuesta financiación irregular del Partido Popular en valores constantes. En rojo, fechas de los comicios electorales de 2000, 2004 y 2008. Elaboración propia a partir de los datos publicados en ‘El País’ y descargados a fecha de 4 de febrero de 2013.

La unidad de tiempo en esta figura es el día, mes y año cuando esta información está disponible. Sin embargo, hay entradas para las que no conocemos el día; sólo el mes y el año. Para estos casos, la cantidad correspondiente queda fechada a día 15 del mes corriente (los resultados no varían si se escoge otra día del mes). Por otro lado, puede haber varias entradas para un mismo mes sin que conste para ninguna de ellas el día exacto en que supuestamente se produjeron. En estos casos, sólo se tomará en consideración la última entrada del mes (siempre siguiendo el orden del listado de la página web de El País). Para estos casos también, la cantidad queda fechada a día 15 del mes corriente.

[Recibe diariamente los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

A simple vista, podemos observar tres picos en la evolución del saldo: dos claros (uno de ellos próximo al millón de euros) y otro tenue. Este último se produce poco después de las elecciones del año 2000. Los otros dos son coincidentes con las elecciones de 2004 y 2008. Una posible explicación a la desigual capacidad recaudatoria a lo largo del tiempo que observaríamos en la figura de arriba pudiera residir en la competitividad de las elecciones. Esto es, cuán reñidas son éstas. Recuérdese que en el año 2000 el PP alcanzó la reelección con una mayoría aplastante. Tal era su ventaja que el PSOE e IU firmaron un acuerdo pre-electoral para aunar fuerzas contra el partido en el Gobierno. El esfuerzo de la oposición resultó inútil: los populares no sólo resultaron reelegidos, sino que alcanzaron la mayoría absoluta.

Las elecciones de 2004 y 2008 fueron muy distintas. En 2004, el PP y el PSOE acudieron a estos comicios mucho más igualados. Las encuestas pronosticaban sólo una ventaja mínima del PP a pocos días de las elecciones. En 2008, los comicios volvieron a estar reñidos. El PP, ahora en la oposición, buscaba sacar rédito electoral a la movilización popular que había liderado desde la amarga derrota de 2004. No tuvo éxito, pero la duda sobre el resultado definitivo de aquellas elecciones se mantuvo hasta el último momento.

Todavía debe esclarecerse la autoría y autenticidad de los pagos y donaciones que supuestamente gestionó el Sr. Bárcenas desde la Calle de Génova con o sin el conocimiento del ahora presidente Mariano Rajoy y/o de otros superiores suyos en el partido. Pero la coincidencia entre el saldo de sus presuntas cuentas y el nivel de competición electoral es un dato relevante que no debería pasar inadvertido.

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.