Pedro Sánchez después de la consulta socialista

A pesar de las numerosas críticas que ha recibido Pedro Sánchez ha logrado salir reforzado de la consulta interna a las bases socialistas a propósito de la política de pactos.

Primero fue criticado por la propia  decisión de celebrar una consulta. Se argumentó erróneamente que el PSOE no era la CUP y que por ello no podía someter tal cuestión a la consideración de las bases,  olvidando que numerosos partidos de los más avanzados países de nuestro entorno, empezando por el veterano SPD,  han sometido su política de alianzas a la consideración de las bases. Se adujo además que el recurso a la consulta interna era la prueba evidente de la debilidad de Pedro Sánchez y que avivaba la discrepancia interna, como si la discrepancia interna no fuese la causa y no la consecuencia de la debilidad de Sánchez y olvidando que precisamente porque era débil necesitaba hacer algo para reforzar su liderazgo interno.  ¿Acaso hubiera sido mejor no hacer nada?  ¿Es que sin consulta se hubiese resuelto  por sí sola la división interna del PSOE? Pues claro que no.  A lo sumo se hubiese disimulado. Pero si la apuesta resultaba un éxito,  tanto a nivel de movilización como de resultado,  su liderazgo frente a los barones quedaba reforzado y se avanzaba en la unidad interna del partido. Mientras que si fracasaba, en definitiva, todo quedaba igual.

Pero para poder ofrecer un pacto a las bases sobre el que pronunciarse Pedro Sánchez debía forjarlo y lo ha logrado. El dirigente socialista ha llegado a un pacto con Ciudadanos, aunque este  resulta insuficiente para alcanzar la investidura.  Y es precisamente esta insuficiencia la que explica la indefinición de la pregunta planteada y que también  ha  sido duramente criticada, precisamente por su inconcreción:  El PSOE ha alcanzado y propuesto acuerdos con distintas fuerzas políticas para apoyar la investidura de Pedro Sánchez a la Presidencia de Gobierno. ¿Respaldas estos acuerdos para conformar un gobierno progresista y reformista?».  Pedro Sánchez se había comprometido a hacer una consulta sobre los pactos y naturalmente esa consulta debía tener lugar antes del debate de investidura que  debería dar carta de naturaleza al asunto.  Pero siendo insuficiente ese pacto y no garantizando la investidura no tenía ningún sentido sólo pronunciarse sobre el mismo. Lo que  tenía sentido, dado que las condiciones son las que son en el mundo real, era pedir el aval para llegar a pactos que por fuerza deberán ser multilaterales.  Y esto es lo que se ha hecho.

Por suerte las bases socialistas, como una gran parte del electorado,  han demostrado tener más habilidad con la aritmética que muchos de sus dirigentes y han avalado la estrategia negociadora de Pedro Sánchez, quien además ha tenido la habilidad de no autolimitarse con líneas rojas,   porque en un gobierno progresista y reformista cabe todo aunque no todos. Y lo han hecho no sólo por amplia mayoría, cerca del 80 por ciento de los militantes socialistas ha votado favorablemente, sino también con un nivel de participación del 50 por ciento,  un porcentaje bastante más elevado, por ejemplo,  del que tuvo el SPD en 2013 en la consulta sobre la gran coalición con la CDU-CSU.

Con estos resultados no cabe duda de que Pedro Sánchez ha salido victorioso de su arriesgada apuesta. Tenía unas cartas bastante malas y decidió jugarlas.  Claro que tampoco le quedaba otra.  Y de momento no ha ganado la partida pero sí ha ganado la mano.  Con la consulta ha obtenido el crédito que no tenía y puede seguir jugando. La militancia le ha avalado  le ha dejado las manos libres para seguir negociando después de la más que previsiblemente fallida investidura.  Pero además sus posibles rivales internos como mínimo deberán esperar a hacer movimientos hasta el final de la partida. Y entonces ya será demasiado tarde ya para presentar candidatura al 39 congreso federal del PSOE.  Así pues Pedro Sánchez en una única jugada ha conseguido el apoyo masivo de las bases,  librarse de líneas rojas y quitarse de encima el incómodo aliento en el cuello de sus rivales .

Autoría

1 Comentario

  1. Covadonga
    Covadonga 02-29-2016

    Buen análisis de la decisión de Pedro Sanchez

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.