Un mundo de coaliciones

Si miramos al mundo político tal cual se encuentra hoy podemos decir que una de sus características centrales es la existencia de coaliciones. Abundan. Al menos, en Occidente, tanto en la Europa parlamentaria como en la América Latina presidencial.

Para hablar de coaliciones debemos, primero, ordenar el campo semántico. Para utilizar una definición clásica y tradicional, me remito a la formulada por Kaare Strom a comienzos de los 90 y que introdujo Daniel Chasquetti en Latinoamérica a fines de esa década. Una coalición es un acuerdo entre partidos políticos, que tienen ciertos objetivos comunes, ponen a disposición sus propios recursos para alcanzarlos y, una vez logrados, se reparten los beneficios obtenidos. A estos criterios agregaría que ese acuerdo escrito o tácito debe tener un grado más o menos aceptable de estabilidad. Una coalición no es un acuerdo favorable para una sola votación parlamentaria entre dos bloques que no pueden ni verse en una asamblea. Implica un patrón recurrente de interacciones comunes y sostenidas. Y se pueden formar en distintas arenas o dimensiones: la electoral, la de gobierno y/o la legislativa. En una, dos o en todas ellas.

Tres cuestiones conceptuales adicionales. En primer lugar, toda coalición implica una transacción y, como tal, requiere de una negociación entre pares. Ceder es la base de todo acuerdo, siempre en pos de un beneficio posterior mayor al presente. Es una apuesta, con sus riesgos.

[Recibe diariamente los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

En segundo lugar, esta negociación se consuma dado que existe cierta complementariedad entre los socios. Esto es, cada uno aporta al otro lo que éste no tiene y recibe de éste algo que no consigue por sí solo.

En tercer lugar, estos puntos de contacto son la base de los acuerdos, siempre y cuando se definan reglas de convivencia formales o informales; como en un matrimonio o una pareja que convive. Todo funciona de manera armoniosa si hay reglas y se respetan; si no, a los tribunales.

La tradición europea

Ahora, ¿por qué es todo esto relevante para discutir la política actual? Porque cada vez son más los casos en los que distintos sistemas políticos de diversas regiones del mundo están apelando a las coaliciones políticas como una fórmula para resolver los problemas derivados de la fragmentación. Las sociedades se han diversificado, las líneas divisorias se han extendido, expandido y multiplicado, y han proliferado los actores políticos con capacidad, presencia y recursos. Si la heterogeneidad es la práctica, entonces la búsqueda de acuerdos tiene que ser su norma.

En la Europa parlamentaria es una práctica conocida. Diría que es característica de la política post Segunda Guerra Mundial. La dinámica parlamentaria es única: las coaliciones son de gobierno y se forman con posterioridad a la celebración de las elecciones. Los ciudadanos concurren a las urnas y eligen un menú de opciones de acuerdo a sus propias preferencias. Los votos se cuentan, se asignan a cada uno los escaños de la legislatura y se busca el principio básico de las democracias representativas contemporáneas: la mayoría. Quien suma el 51% del recinto, queda entonces habilitado para formar Gobierno.

Pero en sociedades cada vez más fragmentadas, la soledad del poder es un bien escaso. Abundan los ejemplos recientes en los que países con prácticas bipartidistas tuvieron que hacer cursos intensivos para conformar coaliciones. Reino Unido tuvo su experiencia entre los mayos de 2010 y 2015: la primera desde el Gobierno de unidad nacional de Winston Churchill en la Segunda Guerra Mundial. Sin ir muy lejos, España se ha convertido en un laboratorio de intentos de coalición desde 2016 hasta la fecha, con resultados más bien magros. Su vecino Portugal también, aunque con más éxitos que fracasos.

El aprendizaje para la Europa continental viene, sin embargo, del norte escandinavo: Suecia y Finlandia tienen doctorados summa cum laude en la formación de gobiernos de coalición. De hecho, los fineses acaban de dar al mundo una muestra más de integración: acaba de formarse el primer Gobierno de coalición de cinco partidos y liderado por cinco mujeres.

Alemania también es parte del club, con los liberales alternando entre la CDU-CSU y el SPD, e incluso con las grandes coaliciones entre estos socios mayoritarios. Italia tiene su tradición, pero abundan más las tragedias que la estabilidad. Actualmente, de los 28 miembros de la Unión Europea, 18 tienen gobiernos de dos o más partidos. Los lobos solitarios son la excepción.

Las coaliciones que supimos conseguir

La América Latina bisnieta de su Europa descubridora ha seguido los mismos pasos en las últimas décadas. Una primera oleada de coaliciones llegó con los presidentes minoritarios de la década de los 90. Frente a un patrón de inestabilidad gubernamental en ascenso, los titulares de los poderes ejecutivos nacionales buscaron blindarse con escudos legislativos sólidos. Para ello, apelaron a socios con escaños a cambio de cargos en el gabinete presidencial. La fórmula europea: coalición de gobierno sobre una coalición legislativa.

Sin embargo, una segunda generación de coaliciones abundó cuando esos mismos sistemas políticos, acostumbrados a la comodidad del bipartidismo, comenzaron también a fragmentarse. Los acuerdos pasaron a ser electorales: candidatos presidenciales que buscaron apoyos en socios territorialmente relevantes para poder llegar a sus ansiados sillones. En esta instancia, los partidos acordaron crear nuevas etiquetas que simbolizaran su unidad, con distintos logos y colores, repartiéndose las candidaturas todos los cargos del sistema y acordando una serie de puntos en común bajo el nombre de plataformas electorales. Esta oferta pre-armada implicó negociaciones, acuerdos, tensiones y rompimientos que marcaron un aprendizaje para todos los actores. Cuantas más coaliciones tuvieron éxito, más acuerdos proliferaron.

En el Cono Sur fue práctica corriente. La Concertación en Chile nació como una coalición electoral que, posteriormente, se convirtió en una de gobierno. Lo mismo que el Frente Amplio en Uruguay. Ambos son casos exitosos de construcción de una nueva identidad programática, de una nueva imagen común y de sostenerse en el tiempo con un alto grado de coordinación e institucionalización interna durante varias décadas. La Concertación, incluso, se amplió con el Partido Comunista y pasó a llamarse Nueva Mayoría.

Brasil y Argentina han alternado penas y glorias. En los primeros no existe formalmente la figura jurídica de la coalición electoral, de modo que los partidos acuerdan definir un candidato presidencial único y organizan una campaña electoral con cierto nivel de coordinación. Con posterioridad a la victoria, viene el reparto de cargos para consolidar los gabinetes de coalición. Éstas fueron las experiencias de Fernando Enrique Cardoso a mediados de los 90, Lula Da Silva en los 2000 y Dilma Rousseff en los años siguientes. Este último caso es, sin duda, la principal mancha de las coaliciones brasileñas.

Argentina tuvo su primera experiencia con la Alianza. La coalición nació por un acuerdo electoral entre la UCR y el Frepaso para los comicios de mitad de mandato, en 1997. El éxito en escaños se tradujo en una campaña conjunta para las presidenciales de 1999. Terminó con más fallas que logros. La falta de unidad interna para afrontar la crisis económica impidió a Fernando De La Rúa terminar su mandato de cuatro años. Asumió Eduardo Duhalde (PJ), quien llamó a un gran acuerdo nacional para salir de la grave crisis del 2001. Convocó a la UCR, ordenó el terreno y sentó las bases para lo que posteriormente fue la coalición peronista Frente para la Victoria. En el Gobierno entre 2003 y 2015, amplió su base de sustentación con más aliados y más socios; un acuerdo más bien informal que se amplió estando en el Ejecutivo.

Las últimas dos experiencias son más actuales. Cambiemos (UCR, PRO, CC-ARI y aliados provinciales), en el Gobierno entre 2015 y 2019, siguió un proceso de construcción distinto al de la Alianza y logró terminar su mandato, incluso con minoría en ambas cámaras. El Frente de Todos es la nueva experiencia coalicional del peronismo. Hechos los deberes en las elecciones, repartidos los espacios en la arena legislativa y la de gobierno, queda por ver hasta dónde servirán las reglas informales de convivencia en esta nueva etapa.

Un cierre que abre

El mundo será, sin duda, de las coaliciones. Al menos a medio plazo podemos olvidarnos de los sistemas bipartidistas, donde dos rivales que se reparten todo controlan los principales resortes. Los acuerdos entre distintos actores son una fórmula política ideal para escenarios de diversificación de las identidades partidarias. Si en la diversidad está el valor de la heterogeneidad, en las diferencias está el complemento de los socios. La clave, como indican todos los casos mencionados, está en las reglas, sean formales o informales, escritas o tácitas. Como en toda pareja, implica convivencia.

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.