Un rumbo distinto para el automóvil es posible

Guste o no, el sector automovilístico global está en declive. Esto se debe a tres tendencias estructurales e interrelacionadas que están ocurriendo en la movilidad a nivel mundial, pero sobre todo en los países industrializados. La pandemia sólo ha acelerado esta dinámica inevitable. Por desgracia, y tras leer el plan de automoción del Gobierno, dudamos de que las autoridades públicas y la industria automovilística hayan sacado las conclusiones adecuadas de esta nueva realidad. Sin embargo, hay que mirar esta realidad de frente para aportar las respuestas correctas.

A nivel económico, hay un profundo y llamativo desajuste global entre la oferta y la demanda, en forma de stock de vehículos no vendidos que, en promedio desde 2011, se sitúa en 1,4 millones de vehículos. A nivel cultural y social, el coche como símbolo de estatus social ha pasado a la historia. Cada vez más personas, sobre todo jóvenes que habitan en áreas urbanas, renuncian a tener un vehículo en propiedad y se orientan más hacia soluciones de movilidad a demanda y activa (bicicleta, patinete, peatón), el transporte público o el vehículo compartido. Además, quien podía permitirse tener un coche (o varios) en el mundo, ya lo tiene. Los salarios bajos y la precariedad impiden que el resto de habitantes del planeta accedan a ese bien insostenible y de lujo.

Por último, desde un punto de vista biofísico y climático, no hay recursos materiales suficientes para seguir alimentando la burbuja del automóvil a escala planetaria, y el Acuerdo de París y la Ciencia nos obligan a descarbonizar de manera ambiciosa y altamente rápida nuestra industria, economía y consumo.

[Con la colaboración de Red Eléctrica de España]

No podemos mirar para otro lado y jugar a la política del avestruz ante estas tendencias. Si gobernar es planificar, es nuestro deber como líderes políticos anticipar las implicaciones de este declive estructural (reducciones de pedidos, cierre de plantas, reestructuración de plantillas, conflictividad laboral, precariedad, etc.) y extraer las conclusiones correctas para garantizar el interés general de hoy y la sostenibilidad de mañana.

En primer lugar, es necesario evitar falsas soluciones como nuevos planes ‘Renove’. Tratar de reactivar el consumo de vehículos con estímulos para la renovación del parque automovilístico nacional, como ha anunciado el Gobierno, es una solución estéril y equivocada incluso si se añaden tintes verdes. Ningún Gobierno puede reactivar por sí mismo un mercado cuya relación oferta-demanda es global y en el que las decisiones finales están en manos de compañías multinacionales.

Además, apelar a la ‘neutralidad tecnológica’ y con límites de emisión de 120 g de CO2 es seguir vendiendo los vehículos diésel y gasolina que le sobran al sector, pero que tanto daño hacen a nuestra salud y al clima. Si hasta Alemania decidió no subvencionar estos coches contaminantes, no se entiende por qué el Gobierno persiste en este error de bulto. Estas subvenciones millonarias a tecnologías del pasado perpetúan un mercado inadaptado e insostenible, en vez de trasvasar estas inversiones hacia el futuro y hacia lo necesario, como el vehículo limpio y compartido, el transporte público urbano y la bicicleta.

En segundo lugar, es necesario no edulcorar la realidad y ser claros. En el futuro se van a fabricar y se van a vender menos coches. Los coches que se venderán serán eléctricos, autónomos y de uso compartido, y sobre todo aumentará exponencialmente la movilidad activa y limpia. En este sentido, a día de hoy las únicas alternativas de la industria automovilística al mercado menguante de los coches a motor fósil son la fabricación de vehículos eléctricos (turismos, furgonetas comerciales, autobuses, etc.) y, en menor medida, la prestación de servicios de movilidad a través de sus redes de concesionarios (vehículos autónomos, flotas de alquiler…). En cualquier caso, el acuerdo para fabricar entre 700.000 y 800.000 vehículos eléctricos de aquí a 2030, como propone el Gobierno, no llega al 7% de la producción nacional que, en promedio, se han fabricado desde 2010 hasta la fecha. Así que no creemos falsas expectativas: sólo el vehículo eléctrico no requerirá el mismo nivel de empleo directo o indirecto.

Ante ello, es central diseñar una política industrial española y europea al mismo tiempo realista y proactiva hacia una industria de cero emisiones en 2040. Por ello, no podemos ni debemos perder el tren del futuro: la movilidad sostenible y compartida. La movilidad fósil y de uso privado es el pasado. Así que, en primer lugar, es crucial que la futura Ley de Cambio Climático marque el final de la venta de los coches de motor de combustión para el final de esta década. Segundo, hace falta que el Gobierno mande un mensaje claro a la ciudadanía y a los mercados, iniciando la desinversión de la automoción fósil e invirtiendo de forma mucho más clara y consecuente en los desplazamientos limpios y compartidos, en unas ciudades hechas paras las personas y no para los coches, y en el tejido empresarial e infraestructuras asociados a esta nueva movilidad.

[Recibe diariamente los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

En cuanto a la transformación de la automoción, tampoco existe una solución única para reto tan complejo. Dentro de una visión integral y con un objetivo eco-social claro a largo plazo, cada industria o subsector necesitará una solución específica adaptada a su propia problemática. Así, mirando de cerca al sector automovilístico, se puede diferenciar la situación de las grandes plantas de montaje y ensamblaje, la de la industria auxiliar y la del sector comercial (concesionarios, talleres de reparación y estaciones de servicio). 

En lo relativo a las plantas de montaje y ensamblaje de vehículos, se puede establecer el siguiente orden de prioridades en la actuación política:

1.- En aquellas plantas en las que se prevean dificultades a medio plazo, las instituciones deben impulsar y acordar con las multinacionales planes de reconversión hacia la fabricación de vehículos limpios que tengan aceptación en los mercados globales. En este sentido, el vehículo del futuro será sostenible, eléctrico, inteligente y compartido.

2.- En aquellas plantas de montaje donde no sea posible revertir la decisión de cierre adoptada por la multinacional, como la de Nissan en Barcelona, la acción pública debe dirigirse a rescatar a las personas, no a una multinacional o una actividad insostenible. La nacionalización no es una solución puesto que, al pertenecer la tecnología a una multinacional extranjera, el Estado sólo podría socializar las pérdidas, quedándose con una nave industrial vacía y sin la capacidad tecnológica y productiva necesaria para enfrentarse al declive estructural del sector de la automoción. Aquí, más bien, es necesario plantear medidas sociales, a través de ayudas económicas concretas a cargo de la multinacional mientras dure la recolocación o formación de las personas trabajadoras hacia otras plantas o hacia otros sectores productivos, complementando esas ayudas con el colchón y la protección de una Renta Básica Universal que no deje a nadie atrás.   

Por otro lado, es preciso desarrollar y apoyar un plan de transformación ecológica de la industria auxiliar, donde se localiza la mayor parte del empleo de la industria del automóvil. Este plan tiene que permitir a estas empresas desarrollar productos y servicios dirigidos a otros sectores sostenibles y con futuro (energía renovable, maquinaria agrícola, construcción sostenible, química verde, etc.), de manera que puedan sobrellevar mejor las oscilaciones en los pedidos de las plantas de montaje y, en su caso, afrontar un posible cierre de las mismas.

En lo referente al sector comercial, es necesario desarrollar un plan de cierre ordenado de negocios deficitarios, que posibilite la recolocación de las personas trabajadoras que pierdan sus empleos y, en su caso, habilitar un plan complementario de recualificación para dotarles de nuevas competencias para su reinserción en el mercado laboral. 

Para toda esta transición de la industria automovilística, es fundamental el diálogo abierto, sincero y pragmático entre todas las partes: empresas, sindicatos e instituciones. Negar el problema no nos acerca  a la solución; culpar a los demás, tampoco. El camino es más bien un diálogo global similar al que impulsa el Gobierno de Baden-Württemberg, dirigido por Los Verdes Alemanes.

No nos hagamos trampas al solitario. El sector automovilístico necesita una profunda transformación ecológica y justa. Mirémosla de frente con valentía y altura de miras. Aprovechemos esta crisis como punto de inflexión para cambiar de rumbo hacia un nueva movilidad limpia, que ponga a las personas y el medioambiente en el centro.

Autoría

Deja un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.