-
+
con la colaboración de

La conexión electoral entre valores humanos y populismo

Hugo Marcos-Marné

8 mins - 18 de Noviembre de 2021, 19:10

Uno de los grandes retos para explicar el voto a partidos populistas es que el populismo, por sí mismo, no suele ser capaz de articular un discurso electoral completo. Por eso, estos partidos suelen recurrir a marcos ideológicos más comprehensivos, como el que se articula sobre el eje izquierda-derecha, para construir sus plataformas electorales. La existencia de múltiples reclamos para los ciudadanos da pie a la siguiente pregunta: ¿qué porción del éxito electoral de un partido populista se debe a sus ideas maniqueas que hablan de anti-elitismo y pueblo-centrismo? O, dicho de otra forma, ¿es el populismo en sí mismo lo que explica el voto a los partidos populistas contemporáneos? En este artículo propongo que prestar atención al vínculo entre valores humanos y voto es importante para responder a esta pregunta. 
 
La intuición de que los valores importan para explicar las preferencias y el comportamiento de los individuos cuenta con un importante arraigo en Ciencias Sociales y ha sido respaldada por numerosos estudios empíricos. De forma muy esquemática, lo que encuentran estos trabajos es que las personas tenemos unas convicciones que trascienden situaciones concretas, y que nos sirven tanto para evaluar el mundo como para movernos a actuar. Mientras que la estructura de valores que las personas identifican tiende a mantenerse incluso en distintos contextos culturales, la relación de jerarquía que se establece entre esos valores es muy variable. Es decir, si bien existe un abanico compartido de valores humanos, son las prioridades que cada persona establece entre ellos las que influyen en sus preferencias y actuaciones. Entonces, ¿cuáles serían esas convicciones o valores?

Las investigaciones de Shalom Schwartz, de gran relevancia en este campo, han servido para proponer una estructura de 10 valores humanos básicosuniversalismobenevolenciaconformidadtradiciónseguridadpoderéxitohedonismoestimulación y autonomía. Cada valor tiene una motivación subyacente distinta, y hay unos que están conceptualmente más cercanos a otros, como sugiere esta representación gráfica (Figura 1). Lo que resulta crucial para esta investigación es que hay valores que ayudan a explicar actitudes y comportamientos en el terreno político. 
 
Figura 1.- Representación de la estructura de valores humanos (Schwartz)

[Recibe los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

Investigaciones previas han encontrado una relación consistente entre algunos valores y el posicionamiento de las personas en la escala izquierda-derecha. Esto se puede ver, sobre todo, en la conexión que existe entre universalismo y benevolencia con posicionamientos de izquierda y, por el otro lado, de conformidad y tradición con posicionamientos de derecha. Estos resultados han llevado a plantear que la tolerancia y la preocupación por el bienestar de la gente son principios orientadores de la ideología de izquierdas, y el orden social y el mantenimiento del statu quo, de la de derechas.

Además, los valores humanos influyen también en el comportamiento electoral. Las personas que dan más prioridad al universalismo, la benevolencia y la autonomía son más propensas a votar por partidos de izquierda; mientras que, por el contrario, priorizar la seguridad, el poder, el éxito, la conformidad y la tradición ayuda a explicar el voto por partidos de derecha.

Por tanto, parece claro que existe una conexión importante entre la escala de valores de las personas, su posicionamiento en el eje izquierda-derecha y sus preferencias electorales. Sin embargo, la relación específica entre valores básicos y voto populista no había sido aún analizada en detalle. Para teorizar esta relación tiene sentido centrarse en los valores que tienen una vocación más claramente social, ya que el populismo se refiere principalmente a la forma de organizar la dimensión política de una sociedad. Estos valores sociales son los contenidos en las dimensiones de trascendencia personal (universalismo y benevolencia) y conservación (seguridadconformidad y tradición). 

Una consideración importante en este punto es que, en ausencia de análisis que separen dimensiones de competición electoral, los valores básicos actuarán como un predictor importante del voto por partidos populistas. En general, y dado que éstos tienden a ubicarse en la extrema izquierda y la extrema derechaparece razonable esperar que los individuos que priorizan valores como 'universalismo' y 'benevolencia' votarán con más frecuencia por partidos de izquierda radical populista (PIRP), y los que priorizan la conservación por partidos de derecha radical populista (PDRP).



Aunque esto refleja la conexión entre los valores básicos y el voto por partidos que se ubican en puntos opuestos del eje izquierda-derecha, no nos está explicando específicamente el voto por una opción populista. Dicho de otra manera, los individuos que priorizan universalismo y benevolencia podrían votar con mayor probabilidad por partidos de izquierda radical, sean populistas o no. En realidad, la relación entre valores básicos y voto por partidos populistas, de existir, debería ser la misma tanto para PIRP como PDRP. 

La novedad de mi análisis es que su objetivo principal es intentar aislar, y poder así comprender con mayor claridad, el efecto que los valores humanos tienen en el voto por partidos populistas con independencia de su posicionamiento en otras dimensiones de competición electoral; de forma muy importante, la dimensión izquierda-derecha. Para llevar a cabo este análisis tomé datos de la Encuesta Social Europea (ESS) del año 2016, que tiene la batería de preguntas diseñada por Schwartz para medir valores humanos básicos, considerando los 13 países europeos donde existía al menos un partido populista: Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Holanda, Italia, Noruega, Polonia, Reino Unido, Suecia y Suiza.

La ESS cuenta, además, con preguntas que permiten tener en cuenta el peso de variables asociadas con la auto-ubicación en la superestructura izquierda-derecha, y con importantes preferencias económicas (redistribución) y socio-culturales (inmigración) que explican el voto por partidos radicales de izquierda y de derecha, respectivamente, sean éstos populistas o no (más información sobre la estrategia analítica se puede encontrar aquí). 

Los resultados muestran que las personas que priorizan en menor medida los valores de 'conformidad' y 'tradición' tienden a votar más frecuentemente por partidos populistas, tanto de izquierda como derecha (Figura 2 y Figura 3). De forma general, esto indica que los individuos que tienen una menor predisposición a adecuarse a las normas sociales y tradicionales son más propensos a votar por partidos populistas, lo cual parece coherente con el vuelco radical de las normas de representación política que plantean estas formaciones políticas.

Sin embargo, aunque los votantes de PIRP y PDRP compartan este planteamiento de cambio radical, la dirección de dicho cambio parece condicionada por las preferencias que reflejan posicionamientos en el eje izquierda-derecha. La evidencia más clara de esto es que las personas que priorizan la 'seguridad' y descartan en mayor medida el 'universalismo' son más propensas a votar por PDRP (Figura 3), incluso si tomamos en cuenta únicamente votantes de partidos de derecha. La decisión de votar por un PIRP en lugar de por otro partido de izquierda no está influida por otros valores además de tradición y conformidad (pero sí por preferencias más favorables a la redistribución económica). 
 
Figura 2.- Probabilidad de votar por PIRP considerando tradición y conformidad
 

Figura 3.- Probabilidad de votar por PDRP considerando 'universalismo', 'tradición', 'seguridad' y 'conformidad'

Estos hallazgos confirman que el populismo no es un mero estilo retórico sin contrapartida entre los electores. Las ideas populistas presentes en algunos discursos influyen en las decisiones electorales de personas que valoran en menor medida la tradición y la conformidad, reflejando una conexión entre rasgos psicológicos y voto populista. Este vínculo es particularmente importante porque los valores tienden a permanecer relativamente estables cuando cristalizan en la edad adulta. Por tanto, la existencia de una conexión entre los valores humanos y el voto a partidos populistas puede facilitar la consolidación de éstos más allá de coyunturas críticas con importantes fallos sistémicos (e.g., la crisis de representación que se dio tras la crisis económica y financiera de 2008).

En realidad, los resultados de esta investigación sugieren que las diferencias en la escala de valores pueden tener más peso a la hora de votar por PRDP, lo que plantea desafíos interesantes a la hora de entender su competición con otras fuerzas de derecha, así como las consecuencias democráticas de su éxito. 
 
Contra la pandemia, información y análisis de calidad
Colabora con una aportación económica
¿Qué te ha parecido el artículo?
Participación