-
+
A. Martínez Vélez

Una derrota, una invitación a reflexionar

Pau Marí-Klose

7 mins - 5 de Mayo de 2021, 11:03

En la campaña madrileña ha triunfado la retórica maniquea, inspirada por recetas de marketing político. A 'Comunismo o Libertad', otros han opuesto 'Fascismo o Democracia'. Los gabinetes de marketing han asentado la idea de que los ciudadanos solo se dejan seducir por mensajes refrendatarios, con dos opciones totalmente perfiladas frente a las que votantes potenciales (los ya identificados y los predispuestos) han de elegir de manera obvia. En muchas campañas, a veces ni siquiera es necesario explicitar la alternativa. Cuando algunos apuestan por un eslogan como 'Independencia' no hace falta explicitar 'Independencia o Statu quo'. El debate político cotidiano ya ha sedimentado de manera muy extendida entre votantes nacionalistas que el statu quo es la alternativa a descartar (no un abanico de posibles alternativas 'federalizantes'). De manera semejante, tras lanzar el señuelo maniqueo 'Comunismo o Libertad', a Ayuso le bastó forrar Madrid con una palabra: 'Libertad'

Determinadas palabras tienen un poder movilizador enorme si sintetizan una aspiración ampliamente compartida y que apela a profundas intuiciones morales del ser humano. Libertad lo tiene. Lo tuvieron antes otras grandes palabras que en España capturaron anhelos colectivos. 'Por el Cambio' fue para el PSOE de Felipe González, un lema extraordinariamente poderoso. No hacía falta pronunciar la alternativa: inmovilismo. Los españoles aspiraban mayoritariamente al cambio democrático, a la modernización, a la normalización de la situación política y económica del país en el marco europeo. 'Cambio' bastaba para evocar todas esas potencialidades a las que casi nadie quería renunciar, y el PSOE consiguió representarlas con gran eficacia.

[Recibe los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

Sorprendentemente, Libertad fue un gran motto de movilización de la izquierda española en los últimos años del franquismo y los primeros de la transición (y lo había sido en el origen de movimientos socialistas a final del siglo XIX). Como ha recordado recientemente Antonio Muñoz Molina en un excelente
artículo, poco antes de la muerte del dictador, en los muros de muchas paredes españolas aparecía garabateada la palabra como expresión de rebeldía democrática. 'Socialismo es libertad' rezaba el cartel con el que el PSOE encaraba su Congreso de 1976. 'Libertad sin ira', de Jarcha, terminó siendo uno de los grandes himnos musicales progresistas de la transición.

La derecha ha arrebatado a la izquierda la palabra, con escasa resistencia entre muchos sectores del progresismo. Para qué queremos la libertad si podemos ofrecer la igualdad, piensan algunos. Olvidan, por ejemplo, que ya en el Programa Máximo del PSOE, de 1879, se pretendía crear trabajadores “libres e iguales, honrados e inteligentes”. La apelación a la igualdad es un dispositivo de movilización poderoso, pero hay que reconocerle limitaciones en sociedades desiguales, donde la estratificación social está legitimada por concepciones meritocráticas: una parte importante de la ciudadanía está convencida de que las ventajas y privilegios de los que disfruta en comparación con otros (y casi siempre hay 'otros' más abajo con los que compararse) son producto del merecimiento y deben ser protegidos frente a cualquier intento de nivelación. Lo está descubriendo (y explotando) la extrema derecha en buena parte de Europa, enfrentando a los pobres contra 'los más pobres' (los situados en el último peldaño, ya sea inmigrantes y otros excluidos dependientes de ayudas públicas).

Como decía el politólogo Norberto Bobbio la aspiración nuclear de la izquierda ha sido y seguirá siendo la igualdad. Pero defender la igualdad se convierte en causa perdida si no va aparejada a una concepción positiva, democrática y cívica, de la libertad. Frente a la libertad asocial de la derecha (la libertad de los que tienen recursos para hacer lo que quieran), la izquierda debe ofrecer (y ofreció en su día) libertad para todos, sobre todo para los que menos tienen. Libertad desde la seguridad y la autonomía, libertad como emancipación y empoderamiento. 



Hay también sectores de la izquierda que piensan que sobran las apelaciones trasversales si podemos multiplicar los destinatarios del mensaje. ¿Para qué vamos a poner todos los huevos en una cesta, si podemos interpelar a grupos interesados por la digitalización, la transición verde, el feminismo, la defensa de colectivos LGTBI, los valores del cosmopolitismo, etc?. La premisa sería que acercando el mensaje a cada colectivo con cierto perfil identitario (muchas veces con contornos muy difusos y militancia muy heterogénea) podemos llegar al corazón de más gente, prescindiendo del poder de movilización de los grandes anhelos transversales pero sin renunciar, sobre el papel, a una proyección amplia. El problema quizás sea que las apelaciones identitarias más intensas solo sintonizan con anhelos de segmentos muy minoritarios e hipersensibilizados dentro de los colectivos a los que van dirigidas. Muchas dejan fríos e indiferentes a grandes bolsas de ciudadanos que quizás tengan preferencias e inquietudes compartidas con esos colectivos, pero que no tienen la 'intensidad' para moverles a votar a un partido u otro, o al menos no lo hacen como factores primordiales.  Eso en el mejor de los casos. En el peor quizás se sientan cercanos al partido por su sensibilidad a ciertos temas y apelaciones, pero les alejen o incluso repelan otros.

Los ciudadanos se mueven por narrativas ilusionantes que, en todo caso, puedan agrupar esas apelaciones particulares en marcos transversales (catch-all), como 'progreso', 'avanzar', 'derechos', etc. Si no existen o se desdibujan, muchos ciudadanos que se consideran feministas, con sensibilidad 'verde', que entienden la importancia de la digitalización o comparten los valores cosmopolitas frente a la xenofobia, pueden paradójicamente terminar apelados con más eficacia por lemas como 'Libertad', con mayor capacidad de pulsar fibras morales. Como aparentemente hicieron muchos votantes centristas en Madrid.

El PSOE y Podemos intentaron, a última hora, trabajar con 'Democracia' y la amenaza fascista. Con escaso éxito. La inmensa mayoría de ciudadanos en España se consideran demócratas, y están convencidos de que la democracia no está en peligro, ni siquiera pese al empuje de fuerzas inequívocamente reaccionarias e iliberales. Mal haría la izquierda si renuncia a la precisión en el uso de conceptos y abusa de la hipérbole, puesto que esto resta credibilidad a sus mensajes y conduce a la inconsistencia. Un partido reaccionario e iliberal no es un partido fascista, y posiblemente no haya politólogo serio que lo defienda. Y un partido conservador que puede necesitar el apoyo parlamentario de un partido reaccionario e iliberal no se entrega a los brazos del fascismo, aunque haga algo reprochable con consecuencias muy indeseables. 

Recientemente, en Estados Unidos y Europa tenemos varias experiencias que acreditan que la pujanza de la derecha radical puede conducir a un severo deterioro de la calidad democrática y la acentuación de elementos iliberales del sistema político, que las hace muy inquietantes de por sí, pero el camino hasta llegar al fascismo es muy largo. El fascismo es un fenómeno histórico asociado a una etapa trágica como para banalizarlo colgándole la etiqueta a cualquier partido o movimiento reaccionario chusquero y con tics autoritarios con cierta influencia sobre las políticas sectoriales. 

Por eso 'Democracia' no es un motto movilizador. La alternativa no explicitada contra la que se pide a votantes de la izquierda que voten no tiene la dimensión perturbadora y amenazante que algunos siguen creyendo que tiene. Y posiblemente no llegue a tenerla ya por mucho que se agite, al menos de la magnitud que pueda necesitarse para asegurar una movilización electoral determinante. De ahí que Ayuso y Almeida pudieran bromear sobre las acusaciones al PP de 'fascistas' sin pestañear frente a la reacción turbada y escandalizada de muchos progresistas. Tras más de 40 años de progreso democrático a todos los niveles, institucionales y culturales, hay un fantasma que ya no recorre España: el fantasma del fascismo.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Participación