-
+
Artículo dentro del especial:
con la colaboración de:
PHILIPPE HUGUEN (AFP)

De Churchill al Brexit: Los gobiernos de coalición en el Reino Unido

David Mathieson

6 mins - 21 de Diciembre de 2023, 07:00

Como observó Winston Churchill, en el sistema democrático "uno es mayoría" y el del RU suele producir resultados en los que un partido político obtiene escaños suficientes para gobernar en solitario. En gran parte esta claridad ha surgido de dos factores. En primer lugar, un sistema de circunscripciones individuales en el que el candidato más votado gana el escaño, aunque no supere el 50%. Todos los demás votos se "pierden". En segundo lugar, el sistema político ha estado dominado, históricamente, por las dos formaciones nacionales, conservadores y laboristas. En consecuencia, ha habido poca necesidad de gobiernos de coalición en la política británica desde 1939, con sólo tres excepciones.

Durante la segunda guerra mundial el propio Churchill lideró un gobierno de coalición para representar a una nación unida en su determinación de aliarse contra la amenaza del nazismo. Fue posiblemente el gobierno más exitoso en la historia moderna de la RU. El objetivo principal, derrocar el régimen de Hitler se consiguió en 1945. Mientras tanto, en el ámbito doméstico, ministros y expertos trabajaron mucho para emprender las bases de un nuevo estado del bienestar, un sistema de educación y acceso a la sanidad para todos.

[Recibe los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

Desde 1945 sólo ha habido dos ocasiones en las que ha sido necesaria una coalición, explícita o implícita. En 1978 la administración laborista del Primer Ministro James Callaghan perdió su mayoría en la cámara de los comunes. Elegido con sólo una mayoría escasa en 1974, el gobierno estaba muy desgastado por una crisis económica profunda. El partido socialista perdió una serie de elecciones parciales y en marzo de 1978, Callaghan perdió su mayoría. Enfrentado a un voto de censura, Callaghan negoció un acuerdo de mínimos con el partido Liberal que le permitió permanecer al frente de un gobierno en minoría. Pero Premier socialista sólo duró unos meses más en Downing Street y fue derrotado por Margaret Thacher en mayo de 1979.

La experiencia más importante de una coalición fue entre el partido conservador y el partido demócrata liberal (LD) de 2010-2015. Para el partido mayoritario conservador del Primer Ministro David Cameron, el ejercicio fue un gran éxito. Pero para la formación minoritaria, los LD, la coalición presagiaba un desastre electoral. Y para el RU allanó el camino para el Brexit. En 2015, tras cinco años liderando la coalición, los conservadores aumentaron el número de escaños en las elecciones generales de 2015 y Cameron obtuvo una mayoría absoluta. Sin embargo, los liberal-demócratas vieron reducida su representación en la Cámara de los Comunes de una forma brutal, de 57 escaños a sólo ocho. Aún más dolorosa para los LD fue la causa de su desaparición: la mayoría de los escaños perdidos por los LD fueron ganados por los tories. Durante la campaña electoral, los tories atacaron sin piedad a sus propios socios de coalición en sus escaños más vulnerables. La proporción de votos conservadores en 2015 aumentó sólo un 0,8%, mientras que el número de escaños que ganaron aumentó un 8%, la mayoría de ellos de los LD. No es de extrañar, pues, que el partido Tory sea el más antiguo -y despiadado- de toda Europa.  



El declive de los liberaldemócratas fue, en muchos sentidos, como la derrota de una formación muy similar a Ciudadanos en España. Y la derrota de los LD sirve de lección a todos los partidos más pequeños en una coalición.  Los conservadores consiguieron neutralizar las propuestas de los LD, obligándoles a apoyar una estrategia económica muy de derechas.

Por ejemplo, los LD exigieron un referéndum para reformar el sistema electoral en la UR e introducir un sistema más proporcional. Los conservadores aceptaron el plebiscito, pero luego hicieron campaña contra la reforma en el referéndum y la propuesta fue derrotada. El manifiesto electoral de la LD de 2010 contenía la promesa de abolir las tasas para los estudiantes universitarios. Sin embargo, en la coalición, los LD se vieron obligados a aceptar una propuesta Tory para aumentar las tasas de 3K a 9K al año. La reacción de muchos jóvenes fue feroz y se negaron a apoyar a los LD en 2015. Mientras tanto, los conservadores promovían una política económica de reducciones brutales del gasto público. Ideológicamente, esto no era un problema para muchos conservadores y, con su fuerte tendencia al thatcherismo, los votantes tories no esperaban más. Sin embargo, las bases electorales del partido LD, mucho más de centro izquierda, no entendían por qué su partido formaba parte de un gobierno dedicado a una agenda de neoliberalismo.

Por último, la fuerza del ala euroescéptica de los tories en el Parlamento cobró un gran impulso durante el periodo y esto creó una brecha insalvable con los LD. En 2010, los dos partidos acordaron que el Reino Unido no entraría en el euro y que no habría más transferencias de soberanía o competencias a Bruselas durante la siguiente legislatura. Los LD, siempre a favor de una Europa más integrada, esperaban que esta promesa bastara para frenar el ascenso de los euroescépticos en el RU. Se equivocaron -y fue un error fatal-. En 2015, el primer ministro Cameron prometía un referéndum "dentro-fuera" para apaciguar a los diputados euroescépticos del Parlamento y los militantes Tory. En parte, Cameron hizo su promesa para socavar el partido ultra euroescéptico, UKIP, distanciarse de los europeístas LDs y así gobernar en solitario sin la coalición. Pero fue una estrategia de lo más insensata. Destruyó a los liberal-demócratas en 2015, acabó con el mandato de Cameron cuando perdió el referéndum sobre Brexit en 2016 y, lo que es más importante, paralizó a la RU como fuerza dentro de Europa. Entrar en una coalición puede ser un proceso arriesgado y salir de ella aún más.
 
Read the article in English

¿Qué te ha parecido el artículo?
Participación