-
+
AZERBAIJAN PRESIDENT PRESS SERVI (EFE)

Curiosa elección de Bakú para la COP29

Francesco Sassi

7 mins - 18 de Enero de 2024, 07:00

Si bien la discusión sobre la recién concluida COP28 en Dubai sigue siendo acalorada, es necesario un debate igualmente profundo sobre la elección, un tanto sorprendente, de Bakú para la próxima COP29. La designación de Azerbaiyán como país anfitrión es el resultado de un intrincado juego de vetos y contravetos, negociaciones entre diplomacias ocultas e intereses creados. Detrás de todo ello, el papel primordial de los países de Europa del Este.

Luces y sombras de la COP28 son hoy comentadas por casi todos los medios de comunicación internacionales, con posiciones encontradas entre ellos sobre el resultado del evento que atrajo a un récord de 84.000 participantes. Para un comentario más profundo sobre las cuestiones controvertidas de la COP28 les remito al excelente análisis de Enzo di Giulio.

La decisión de celebrar la COP29 en Bakú tiene poco que ver con la política climática y mucho más con las relaciones internacionales. Es un hecho político con profundas implicaciones. En primer lugar, Azerbaiyán es un gran productor tanto de petróleo como de gas natural y el país puede considerarse la cuna de la industria de los hidrocarburos.

[Recibe los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

La celebración de la conferencia en un país productor de combustibles fósiles, y además presidida por una figura destacada de la industria como Sultan Al Jaber, suscitó muchas críticas. Ya ocurrió el año pasado en la COP27 de Egipto, pero hoy la implicación de la industria de los hidrocarburos ha permitido a la diplomacia emiratí alcanzar un acuerdo que por primera vez anuncia, en medio de muchas contradicciones, un futuro alejado de los combustibles fósiles. A día de hoy, nada se sabe sobre cómo Bakú pretende actuar de mediador entre las partes implicadas, ni cómo se abordará la cuestión de los disidentes internos y la muy limitada libertad de prensa de aquí a noviembre de 2024.

Azerbaiyán llega a la COP29 habiéndose labrado un papel cada vez más destacado en la escena internacional. Sin limitarse a su influencia en el Cáucaso, el país dirigido por Ilham Alyiev es de hecho el pivote oriental de un eje pan-turco, un bloque indisoluble bajo el lema "Dos países, una nación" creado con Turquía. Un concepto repetido con extrema diligencia en cada cumbre bilateral y plasmado en las reuniones con las diplomacias europeas, donde Bakú apoya explícitamente las reivindicaciones turcas en aguas mediterráneas. Las relaciones entre ambos aliados nunca han sido tan estrechas, entre otras cosas por el apoyo diplomático y militar que Ankara prestó a Bakú en el victorioso conflicto con Armenia en 2020.

Una guerra en la que Moscú medió con las manos atadas, dada la evidente superioridad de Azerbaiyán sobre el terreno y diplomáticamente. No satisfecho con el resultado obtenido hace tres años, Azerbaiyán ha resuelto definitivamente en septiembre de 2023 el antiguo contencioso de Nagorno-Karabaj. En el izado final de la bandera azerbaiyana en la capital, Jankendi, conocida por la comunidad armenia como Stepanakert, Alyiev y Erdogan estuvieron presentes. Unidos por los fructíferos negocios familiares en la reconstrucción de infraestructuras clave en Nagorno-Karabaj, ambos sellaron por enésima vez una alianza cuya estabilidad permite la conexión de los mercados energéticos europeos con la cuenca del Caspio.



La blitzkrieg de septiembre, que duró sólo unos días, provocó un éxodo masivo de casi 140.000 personas, la población media de una ciudad del centro-norte. Una cuarta parte de la población que huyó precipitadamente son niños, mujeres embarazadas y personas con discapacidades o problemas crónicos de salud. El Parlamento Europeo calificó la intervención armada azerbaiyana de "limpieza étnica" y pidió una revisión completa de las relaciones con Bakú. Entre las medidas de represalia previstas contra Azerbaiyán se encuentran tanto la suspensión del Memorando de Entendimiento firmado por Ursula von der Leyen y el presidente azerbaiyano Alyiev en julio de 2022, un acuerdo que prevé la duplicación de las importaciones de gas a través del Corredor Meridional de Gas y forma parte de la estrategia europea para diversificarse de las importaciones de gas ruso, como el cese total de cualquier importación de petróleo y gas desde Azerbaiyán a la UE. Un resultado que tendría efectos inmediatos para la economía italiana, dado que Azerbaiyán es ahora el segundo país importador de gas después de Argelia, a través del gasoducto TAP.

Mientras Rusia ha reconocido explícitamente la anexión de Nagorno-Karabaj como un hecho consumado, las autoridades de la UE, en colaboración con las de Estados Unidos, han apoyado las reclamaciones armenias, condenando una escalada que Bakú podría ampliar en un futuro próximo para controlar el corredor de Zangzeur. Esta franja de tierra permitiría conectar de facto el mar Caspio con el mar Negro, una de las rutas comerciales favoritas entre China y la UE. Un resultado que es absolutamente necesario evitar para mantener una paridad de credibilidad por parte de la diplomacia europea en la región del Cáucaso.

Sin embargo, la serie de acontecimientos que han desestabilizado las relaciones entre la UE y Azerbaiyán en los últimos tres años no parece haber comprometido la asociación en materia de energía y gas. Durante la COP28, el Comisario de la UE Simson y el Ministro de Energía de Azerbaiyán Shahbazov hablaron del aumento de los flujos de gas entre Azerbaiyán y Europa, pero también de las nuevas inversiones en energías renovables y del llamado Corredor de Energía Verde para la importación de energías renovables e hidrógeno. De hecho, Azerbaiyán es el destino de nuevas inversiones internacionales tanto en energía solar como eólica, un ámbito en el que destaca la colaboración con la emiratí Masdar y la saudí ACWA Power.

En un segundo plano, Estados miembros de la UE como Rumanía, Hungría, Bulgaria y Eslovaquia han firmado en los últimos meses nuevos acuerdos para la importación de gas natural con Azerbaiyán. La misma Comisión ha supervisado también la firma de un acuerdo para la construcción de una línea eléctrica de 1.200 km de longitudque, atravesando el Mar Negro, debería llevar moléculas verdes del Cáucaso y el Mar Caspio a los mercados de Europa del Este. Todo ello, por supuesto, bajo la égida de la seguridad y la transición energética y la diversificación de las importaciones procedentes de Rusia como consecuencia de la invasión de Ucrania en febrero de 2022.

No sorprenderá al lector, por tanto, saber que la elección de Bakú como sede de la COP29 ha caído en las propias manos de los estados del Este de Europa de la UE que, debido a los vetos cruzados con la Federación Rusa, tuvieron que elegir un tercer e interesado socio para acoger la Cumbre. Una decisión que también requería el apoyo de Armenia y santificada por el intercambio de prisioneros de guerra entre ambos bandos.

Al apoyar un costoso proceso nacional de descarbonización, la UE corre el riesgo de tratar erróneamente la energía, el clima y la política internacional como asuntos desconectados, descuidando la protección de otros valores esenciales para una "transición justa, ordenada y equitativa" que se aleje de los combustibles fósiles. Mientras tanto, es razonable esperar que se depongan las armas en el Cáucaso para crear un clima más propicio para acoger a la élite de la diplomacia climática mundial en Bakú en 2024.
 
Read the article in English

¿Qué te ha parecido el artículo?
Participación