-
+
EDUARDO MUNOZ (REUTERS)

La retirada de EE.UU. del liderazgo global: Una lección para Europa

Ihor Petrenko

5 mins - 11 de Febrero de 2024, 22:00

En un contexto de creciente incertidumbre en las relaciones transatlánticas, especialmente con la posible vuelta al poder de Donald Trump en Estados Unidos, Europa se enfrenta a la necesidad de reforzar sus capacidades de defensa y su independencia económica. En otras palabras, es muy probable que Europa se enfrente a retos relacionados con la posible política aislacionista de Estados Unidos y la necesidad de reforzar su propia seguridad e independencia económica. Ante todo, es necesario intensificar la producción europea de defensa, aumentar el gasto militar hasta un cierto mínimo del PIB de los Estados miembros de la OTAN, ampliar la cooperación en seguridad digital y reducir la dependencia de tecnologías clave de Estados Unidos y China. También es importante preservar y reforzar los valores democráticos y el Estado de Derecho en Europa. Y aquí debemos enviar un saludo a Orban, que está a punto de invocar el artículo 7, que permite restringir el derecho de voto a un país concreto que viole los principios fundamentales de la UE.  Todo esto requiere acciones concretas para reforzar la unidad y la autonomía europeas en el contexto de los desafíos globales y los cambios en las relaciones internacionales. Y el tiempo apremia. Es ingenuo pensar que incluso el segundo mandato de Biden cambiará la situación a mejor; sin duda ralentizará estos procesos, pero estas cuestiones no desaparecerán de la agenda. Al menos por ahora.

[Recibe los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

Este reto también es relevante para Ucrania, que puede aprender importantes lecciones del análisis de la situación actual de las relaciones entre la UE y Estados Unidos. En primer lugar, Ucrania necesita seguir desarrollando sus propias capacidades de defensa, dada la posible reducción del apoyo exterior. Necesitamos desarrollar e implementar estrategias integrales para aumentar nuestra capacidad de defensa y autosuficiencia militar. Es muy importante que ahora nos centremos en el desarrollo de las industrias de defensa, incluida la producción conjunta con países socios. Se trata de una iniciativa acertada del Presidente. En segundo lugar, la independencia económica y la capacidad de resistir los choques económicos por sí sola es una necesidad crítica. Aquí hay que centrarse en estimular la producción nacional, diversificar las exportaciones y reducir la dependencia de los mercados extranjeros. Esto requiere liderazgo por parte del gobierno, en particular del primer ministro, pero el impulso es todavía lento. En tercer lugar, es importante que Ucrania continúe con las reformas que refuerzan la democracia y el Estado de Derecho, ya que esto garantiza la resistencia de la sociedad frente a los desafíos externos e internos. En este sentido, destacaría la continuación de las reformas que garanticen la transparencia de la gobernanza, la lucha contra la corrupción y la protección de los derechos de los ciudadanos. Por último, la cooperación con Europa y la profundización de los procesos de integración pueden servir de base sólida para superar futuros retos, en particular en el contexto del refuerzo de las capacidades de defensa y de la seguridad económica.



Por supuesto, no se trata de ser menos amigo de alguien o más amigo de alguien. Sólo tenemos que ver las tendencias y establecer nuestras prioridades nacionales en consecuencia. A pesar de tener "opiniones discrepantes", los europeos han demostrado liderazgo a la hora de prestar ayuda a Ucrania. Al contrario que en Estados Unidos, donde la lucha partidista va incluso más allá de la seguridad nacional, algo que no ocurría en este país desde hace mucho tiempo. La dinámica de firma de acuerdos de seguridad, o más bien de acuerdos de asistencia en materia de seguridad, también es elocuente; los países europeos también están abriendo camino. Además, dadas las sólidas relaciones existentes entre Ucrania y la Unión Europea y la positiva comunicación de Volodymyr Zelenskyy con figuras clave de la UE como Charles Michel y Ursula von der Leyen y otros importantes líderes de la UE, Ucrania debería aprovechar al máximo estas relaciones para una mayor integración y cooperación. Esto significa hablar al unísono en un amplio abanico de cuestiones. Esto incluye no sólo el apoyo en política de defensa y seguridad, sino también las iniciativas económicas destinadas a garantizar la resistencia y el desarrollo de Ucrania.

Y, por supuesto, es importante que la propia UE sea consciente de esta tendencia y tome las decisiones necesarias lo antes posible. Tenemos que construir la unidad en esta cuestión ahora. Los días de "Business as Usual" bajo el paraguas de seguridad estadounidense están llegando a su fin.

Por cierto, la única vez que se aplicó el artículo 5 del Tratado de Washington fue cuando los países europeos acudieron en ayuda de Estados Unidos tras los atentados terroristas de 2001. En aquel momento, Estados Unidos ayudó a los países bálticos y a Ucrania. Es una lástima que Trump no lo sepa. Los polacos también participaron entonces. Por eso las declaraciones de Trump son irresponsables. Ahora la UE sólo tiene que salir del baño caliente y construir activamente su propio sistema de seguridad, junto con Ucrania.
 
Read the article in English

¿Qué te ha parecido el artículo?
Participación